Cuatro Rayas 21-28 Ademar de León: los leones rugieron fuerte

El Ademar de León se impone con facilidad al Cuatro Rayas en el derbi castellano y leonés, gracias a la figura de un gran Iñaki Malumbres en la portería y a la apatía de los locales. De nuevo, la falta de un referente ofensivo mermó los intereses de los pupilos de Juan Carlos Pastor que no tuvieron ninguna oportunidad de luchas por el partido.

El partido se iniciaba con la igualdad que solían tener estos partidos. Ambos equipos se hacían duros en defensa y aprovechaban sus ocasiones en ataque para que el marcador no tuviese grandes distancias. Esto no tardó mucho en cambiar, y los de Juan Carlos Pastor, víctimas de su necesidad, empezaron a cometer numerosos errores en ataque que provocaron la primera gran ventaja para los leoneses (5-8).

En este momento, el técnico vallisoletano vio oportuno solicitar tiempo muerto para cortar el arranque leonés. Esto no sirvió de mucho, y gracias a la magnífica actuación de la defensa y del ex morado Iñaki Mallumbres por parte del Ademar, consiguió romper el partido y dejarlo prácticamente sentenciado al descanso (7-14).

Tras el paso por los vestuarios, el Cuatro Rayas se mostró algo más enchufado en el partido. Aun así, la ventaja en el marcador no bajaba de los cinco tantos a los que consiguió reducir la diferencia (12-17) que obligó a Manolo Cadenas a solicitar un tiempo muerto viendo que el Cuatro Rayas podía meterse en el partido.

A pesar de esto, los pupilos de Juan Carlos Pastor no querían dejar mala imagen a su afición y, en a mediados de la segunda mitad, tuvieron la ocasión de ponerse a tres goles de los leoneses hasta en tres ocasiones. Pero los errores volvieron a condenar a los vallisoletanos que vieron como los visitantes eran los que no iban a perdonar.

Al final, los leoneses hicieron mucho daño a los vallisoletanos y consiguieron una ventaja muy abultada en el marcador de siete goles (21-28). El miércoles, el Cuatro Rayas tiene otra oportunidad para conseguir la necesitada victoria.