El Barcelona Intersport arrasa al Cuatro Rayas por 15-31

El conjunto de Juan Carlos Pastor no tuvo nada que hacer ante el ciclón del Barcelona Intersport y, después de plantar cara durante los primeros quince minutos, vio como el conjunto de Xavi Pascual pasó completamente por encima con una clase magistral de como defender y salir al contraataque.

Foto: www.valladoliddeporte.esLlegaba el mejor equipo del mundo al polideportivo Huerta del Rey para visitar a un mermado Cuatro Rayas. Después de muchos años en los que el equipo de Juan Carlos Pastor nos tenía acostumbrados a auténticos partidazos ante los grandes, la nueva cara de los vallisoletanos hacía presagiar lo peor.

Con un inicio dubitativo por parte de ambos equipos y tras dos minutos sin anotar un gol, el partido comenzó a alegrarse. Gurbindo era el primero a anotar en la que fue su casa y pronto el conjunto catalán empezó a comandar en el marcador.

A pesar de la muralla defensiva catalana y de un acertado Sterbik, los pupilos de Juan Carlos Pastor conseguían penetrar dicha muralla y dar unos primeros minutos que daba algo, aunque muy poco, de esperanza a la afición con un 6-8 en el minuto 15.

A partir de aquí, el partido fue un monólogo azulgrana. Nada pudo hacer el Cuatro Rayas ante el vendaval catalán que no estaba dispuesto a sufrir como en otras ocasiones en Huerta del Rey y a seguir sin conocer la derrota durante toda la temporada en todas las competiciones. Esto supuso que en el descanso el partido estuviese prácticamente finiquitado 8-15.

La segunda parte solo tuvo un equipo: Barcelona Intersport. El inberve equipo pucelano fue un auténtico espectador de lujo de los segundos treinta minutos en los que las continuas perdidas de balón del conjunto de Juan Carlos Pastor provocaban que los catalanes anotasen la mayoría de sus goles al contraataque.

Al final, el partido termino con el público vallisoletano viendo a las estrellas del Barcelona jugar a su antojo y ver la diferencia abismal que existe entre ambos equipos, además de la nostalgia que conlleva saber que su equipo ya no es el que era. Así, un 15-31 y otra nueva derrota para un Cuatro Rayas que mucho tendrá que sudar para no sufrir apuros a final de temporada.