El VRAC busca prolongar su imbatibilidad

Pepe Rojo vuelve a acoger un partido del VRAC Quesos Entrepinares. Escenario de una nueva entrega del rugby emoción que el conjunto vallisoletano oferta en cada encuentro. Recibe al CR La Vila (12,30 horas, domingo) con el objetivo de mantenerse imbatido (es el único del campeonato), así como desea que esta emoción no se convierta en dichosas taquicardias postreras. “Hay que ser más killers”, dijo Arbizu.

En los dos últimos encuentros de Liga, ante Ordizia y Rugby Atlético de Madrid le ha tocado apelar a la épica para sellar sus triunfos. Circunstancias que han puesto de manifiesto su recia entereza, aunque el objetivo es que la bajada de concentración que sufre en determinados compases de los partidos se evapore y los triunfos no se compliquen por demérito del equipo quesero.

 No es fácil, ya que los contrincantes se motivan con creces ante el campeón y el nivel de la División de Honor está cada vez más igualado. Sin embargo, el plantel vallisoletano tiene claro que debe progresar en este aspecto.

En la pasada jornada de Liga, el VRAC Quesos Entrepinares derrotó al Atlético de Madrid por 22-32. Remontó el choque cuando más oscuro pintaba, con un jugador menos y con el adversario empujando con virulencia. No obstante, se enfundó el mono de trabajo y con celeridad, precisión e inteligencia, anotó dos ensayos, obrados por Borja Estrada, que consiguieron un triunfo que supo tan rico como un helado de frambuesa.

“Realizamos un partido muy bueno en el primer tiempo, pero nos viene pasando que perdemos consistencia e intensidad durante los partidos. Hubo un poco de desconcentración y esto propició que el rival diese la vuelta al marcador. El equipo no se desmoronó y eso es lo positivo pese a que sufrió dos amarillas consecutivas. El equipo peleó hasta el final”, analizó el jugador y entrenador del VRAC Quesos Entrepinares, Lisandro Arbizu.

En este sentido, y pese a que el preparador viene detectando una progresión en el juego de la escuadra, anotó que deben “trabajar mucho en la concentración y en el control de los partidos”. “Somos capaces de avanzar en el marcador, pero después, el hecho de errar tres ensayos, hace que el equipo se venga abajo. Hay que trabajar la parte psicológica. Ser más killers”, espetó.

No en vano, declaró que el conjunto vallisoletano viene “progresando” y ganando “confianza”, puesto que “está mimetizando los patrones de juego y divirtiéndose más” sobre el tapete, algo “muy importante” para alcanzar los objetivos que se plantea.

Respecto al adversario, el CR La Vila, Arbizu dejó claro que será un equipo que visitará el coso vallisoletano con “muchas ganas” de rascar algo positivo, por lo que no vaciló a la hora de afirmar que esa impetuosidad les convierte en un rival “muy peligroso”. “Aunque en los papeles seamos mejores que ellos, debemos igualar su actitud y su hambre. Hago mucho hincapié en eso, en no perder el hambre”, apostilló Arbizu, una de las dudas para el encuentro del domingo por lesión.

Lisandro recibió un fuerte golpe que le obligó a ser sustituido al encontrarse conmocionado. Un escáner ha revelado que no sufre ninguna lesión en la cabeza, aunque también recibió una fuerte contusión en el hombro que le hace ser duda a fecha de hoy.

Quien también es duda es Adam Newton, dado que sufre un esguince de tobillo en la pierna derecha de grado II. Mientras, Íñigo Ribot y Álvaro Ferrández son baja segura. El primero recibió un golpe en las encías y el dentista le ha recomendado que no reciba contactos en quince días y el segundo aún padece el esguince de rodilla que la apartó de la convocatoria en la pasada jornada.

Pedro Martín “Perico” volverá a estar disponible. No así Glen Rolls, aún aquejado de un proceso vírico. Álvaro Abril, por su parte, ha recibido el alta de su luxación del dedo índice de la mano derecha y estará a disposición del cuerpo técnico para este encuentro.

Fuente: Departamento Comunicación VRAC Quesos Entrepinares